lunes, 25 de octubre de 2010

NOCTURNO AROMA.

(POESÍA DE BEATRIZ LILIANA ESLIMÁN)



 El trazo grueso de tu lápiz  dibujó la sombra que necesita enero,
para mitigar el calor  que sin excusa  convierte la calle en un desierto.
Y en medio  de la noche que descansa al dios febo aparecen los aromas
que sublevan a las flores para  despedir  entre sus pétalos la magia.

Convergen tus encantos corpóreos en la inmensidad de una jormada sin escalas,
para rotar la madre tierra en su eje,  un día mayor a veinticuatro horas.
Se ríe el rosal que con espinas hiere a sus frágiles hojas y no admite compañía,
como el solitario duende que aparece jugando con el corazón que no perdona.


¿Son las ramas del árbol las que juegan un vaivén de balses solitarios?
¿o quizá la brisa risueña que agita sus hojas como  collar de perlas?
Dime verano que has abandonado diciembre con fuegos de artificios
si caben en tu cielo mil estrellas para adornar la noche calurosa.

Capta entonces, como espejo milenario, los aromas, la magia y las horas,
y no permitas  el desprecio de marzo que se acerca con ocres y  sin hojas,
ahuyenta todavía la desnudez y el frío que se asoma y mantén entre tus brazos
la noche diáfana con su flora que perfuma  las calles, los jardines y tu sombra.

© copyrigth 2010. de Beatriz Liliana Esliman.( derechos reservados del autor) 


No hay comentarios:

Publicar un comentario