martes, 5 de octubre de 2010

LAS COSAS POR SU NOMBRE.

(DE BEATRIZ LILIANA ESLIMAN)



Corresponde llamar a las  cosas por su nombre. Cuántas veces nos damos con situaciones muy ansiadas y luego la realidad te muestra la ineptitud de nuestra buena fé , que crédula absorbe cada palabra que se le dice, cada gesto que aparece como ilusión mediata. Los sueños se caen como hojas en otoño y quedas desnuda como el mismo árbol hasta la próxima primavera. Entonces con el último rayito de sol  barres lo que ha quedado y te sientas  a esperar que vuelvan los primeros retoños.  A eso llamo a pesar de todo...ESPERANZA.
Seguramente has llorado por amor, porque la despedida era inesperada y creíste que duraría toda la vida y tus lágrimas fueron  a dar a la fuente del olvido obligado. A eso llamo TRISTEZA.
  Te recuestas en tu cama y no puedes conciliar el sueño, decenas de ideas e imágenes se apilan en tu mente y te conmueven manteniéndote despierta, a eso además de INSOMNIO... RECUERDOS.
Estas sentada en el banco de una plaza y miras a los críos correr hacia tí, alzando los brazos en señal de encuentro con ojitos brillantes de emoción, a eso llamo  TERNURA.
Cubres las ventanas de tu casa con  cortinas para que no entre la luz, no quieres recibir el aire que entra fresco, para que renueve tu espíritu, a eso llamo DEPRESION.
En el medio de una fiesta todos bailan a tu alrededor, y pareces un ser invisible  a eso llamo INDIFERENCIA.
Pero llega un día en donde los pequeños brotes del árbol aparecen,  quien amas lo conoces por azar, puedes dormir suavemente apoyando tu cabeza sobre la almohada, los niños crecen, despejas las cortinas de tu ventana y las abres para que entre el  aire  puro de la mañana y luego bailas con todos en la fiesta....a eso llamo FELICIDAD.

©copyrigth 2010. de Beatriz  Liliana Eslimán.( derechos reservados del autor) 


No hay comentarios:

Publicar un comentario