jueves, 27 de octubre de 2011

No hay otra opción que claudicar,
y alejarse, porque es absurda
la desconfianza cruel que hostiga
hasta el corazón mejor intencionado.

©copyrigth 2011. de Beatriz Liliana Esliman.(derechos reservados del autor)

No hay comentarios:

Publicar un comentario