jueves, 27 de octubre de 2011


En la calle de la locura
mi cordura a contramano
atraviesa las esquinas
tropezándose a cada rato.

Cada tren que llega
a la estación del olvido
es reportado perdido
como triángulo de Bermudas.

Y si por destino elijo errante
el torbellino de los deseos,
no tomaré atajo alguno
por si encuentro amante.

Que sea el encuentro, instante,
y suaves caricias las que regala
el movimiento del viento
saludando mi epidermis.

Espero el cruce peligroso,
que me regalará adrenalina,
para no sucumbir en doloroso
adiós de un recuerdo impiadoso.

Mantengo las manos en alto,
seguir soñando, tocar el cielo,
y si por casualidad me despierto
será este sueño mi recuerdo.

©copyrigth 2011. de Beatriz Liliana Esliman.(derechos reservados del autor)

No hay comentarios:

Publicar un comentario