jueves, 24 de noviembre de 2011

DE ESPALDAS.

(POESIA DE BEATRIZ LILIANA ESLIMÀN)


El hedor que emana del desprecio,
es mortal daga que asesta la realidad.
Cuántas formas diferentes y sigilosas
nos condenan al inevitable destierro.

Las dudas no quieren desprenderse
del corroído corazón objeto del desdén.
Y a deshoras y cabizbajo el ánimo
admite que fue vencido desarmado.

Obró la impune falsedad relativa
que extraña a la verdad sometida.
¿Quién hallará la llave que abra
la cárcel sin rejas del silencio?


Ausente de tus halagos fáciles
que causaron una cita a destiempo,
ahora yo me alejo intempestiva,
sin llanto ni lamento justiciero.

Nada he conquistado, estoy sola,
aunque las promesas fueran juramento
los astros esta noche dan la espalda
y niegan su luz a tanta obscena oscuridad...



©copyrigth 2011. de Beatriz Liliana Esliman.(derechos reservados del autor)
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario