lunes, 12 de septiembre de 2011

EL CASTILLO DE EXXEX

(CUENTO DE BEATRIZ LILIANA BEATRIZ)

   En el condado de Exxex, había una familia de buen linaje y educación que llegó a ser muy conocida, más que por su condición noble, por algunas historias que ocurrieron en  el Castillo familiar, y que aún sus misterios no fueron develados.
   Sólo alguna creencias ó mitos han perdurado en el tiempo, pero a juzgar por la chusma popular, de poco crédito han de ser tales trascendencias.
  En el verano de  1890, Charles de Blomingale, el Conde de Exxex, contrajo matrimonio con una doncella veinte años menor, la hermosa y sumisa  Lady Norah de Moore,  a quien amaba con pasión y adoración. Fue ella quien,  en apenas cuatro años le concibió  tres femeninas descendencias al noble Lord enamorado;  las pequeñas, lady Sarah, Elizabeth  y Beatrice.
  La vida en el Castillo, era de felicidad; de mañanas en cabalgatas acompañadas del naciente sol y de lecturas  con el sol en el poniente.
  No había posesión para este noble caballero que le quitara el sueño, como la compañía y la pasión que  Lady Norah le ofreciera cada noche, cuando la luna se encontraba en su máximo esplendor.  Allí, en el inmenso y frío castillo,  había un aposento cálido y casi mágico, en donde la confusión de sus cuerpos parecía irradiar calor hacia el resto de la inmensa oscuridad de sus largos e infinitos pasillos laberínticos  tal leñas  quemándose lentamente en un fuego que deleitaba hasta la más fría y helada de las estatuas de mármol que adornaran la majestuosa estancia.
  Lady Norah disfrutaba de cada encantamiento nocturno,  como un hada con hechizo concedido. Ella era la única destinataria de las miradas, caricias, y palabras del gentil y noble  Charles,  débil a sus encantos femeninos,  que no cesaba de prodigarle  cada día y cada noche sin cesar.
   Todo el Condado de Exxex, conocía de esta situación, y los murmullos, que al principio corrían, por la diferencias de edades, luego fueron reemplazados por el asombro de tan perfecta unión.
   La familia solía disfrutar en los veranos, de los magníficos jardines que rodeaban al castillo, y del pequeño lago, que se divisaba a varios metros de distancia del hogar de  los Blomingale, rodeado de bellas flores, de lirios blancos y violáceos, de amapolas rojas y amarillas, y un sin fin de nomeolvides esparcidos en la verde hierba  a manera de alfombra nupcial.
   Pero un día, que no se olvidará jamás, Lady Norah, desapareció, y en vano fue su búsqueda e infructuosa la esperanza de encontrarla, y Charles, abandonado a su soledad y tristeza, nunca más esbozó una sonrisa hasta el fin de sus días terrenales.
  Se dijo en el Condado, que quizás, la Señora, cayó de su caballo, en sus cabalgatas matinales, y fue a dar con una piedra con que su cabeza golpeó, y que su  hermosa cabellera pelirroja y enrulada, más entintada en rojo quedó luego de semejante y mortal golpe, cayéndose inerte a los fondos del lago que nunca nadie buscó…
   El destino quiso que  larga fuera la vida que Dios ha Charles le concediera, para amargura del susodicho, pues cada mañana miraba por las ventanas del gran Castillo, tratando de divisar  la aparición en el horizonte de la bella figura  de Norah, desaparecida más de una década atrás. Y en días de niebla, en el más crudo invierno, creía verla galopar montando su caballo preferido, cubierta por su capa de terciopelo rosado que en su día de bodas Charles le había obsequiado.
   De estas visiones tan extrañas, y de los sonidos del crepitar de la vieja madera de los pisos en la nocturnidad  del  viejo castillo,  dió cuenta, el noble caballero a su  viejo médico y amigo. Y fue así que  poco a poco se  esparció en el pueblo de Exxex, la idea de  que el  buen Charles, por la pérdida inesperada de su amada esposa, comenzó a padecer de alucinaciones y delirios, que lo llevaron a la locura en pocos meses, y que fue acentuándose con el paso de los años, por la infinita e inesperada  ausencia de la dama en cuestión.
   Solo, de a ratos, y en ciertos períodos de cortos intervalos lúcidos,  la compañía de sus tres hijas iluminaban, una pequeña parte de su oscuro y resentido corazón y mitigaban en algo su dolor marcado a fuego desde aquel día de la misteriosa desaparición de Lady Norah.
  Las tres pequeñas quedaron al cuidado de una vieja institutriz, la Señora Rodhan, que a pesar de sus estrictas reglas y  rígida educación, dejaba mostrarse compasiva a escondidas del Señor Conde, como una buena y amable mujer, permitiéndoles el disfrute de la lectura y del arte del dibujo a deshoras, como así también de cierta  complicidad  con ellas en cabalgatas  a escondidas, pues las nobles jóvenes, heredaron de su madre no solo la belleza, sino  también la pasión por sentir el viento en sus caras al galope de los caballos que aún quedaban en el viejo establo de la mansión.
  Una noche Sarah, la mayor despertó sobresaltada, ya que había escuchado pasos apurados subiendo y bajando las grandes escaleras, sin rumbo, sin destino, solo pasos desentonados y torpes, y con el temor  propio de una joven de quince años, tomó el farol de noche, abrió su puerta, y quedándose parada largo tiempo en un mismo lugar, sin traspasar el umbral, un viento helado le alcanzó el rostro, como la fuerza de un látigo, y sintió como algo  la empujaba hacia adentro de su habitación, y al cabo de un segundo se encontraba  recostada sobre la puerta, aferrándose a ella, mientras los pasos afuera seguían escuchándose  en forma desenfrenada.
    A la mañana siguiente Sarah, en el desayuno compartido con sus dos hermanas y la Señora Rodhan comentó lo que le había sucedido  la noche anterior, pero un rotundo silencio fue la respuesta de sus expectantes oyentes.
   No era casualidad, todas habían vivido la misma extraña experiencia, habían escuchado los mismos pasos, pero ninguna de ellas, había traspasado el umbral, al igual que su hermana mayor…tampoco lo había hecho la vieja institutriz;   y en cuanto al resto de los sirvientes y el Ama de llaves,  nada oyeron ni vieron, pues   ellos moraban en un pequeña casa al costado del Castillo y no era costumbre ingresar al mismo en  altas horas de la noche.
    Entonces las bellas jóvenes e inquietas damas,   pensaron en su ya anciano padre, que trastornado por la pérdida, quizás él hubiera sido el que deambulara como un alma en pena en la oscuridad cerrada del Castillo.
Pero luego desistieron de la idea, ya que su médico, le daba un té de laúdano, en pequeñas dosis, no mortales, que le calmaban sus dolores físicos por su avanzada edad y lo aquietaba de la pena que aún después de tantos años, le seguía acosando al corazón.
   Una bella mañana, de sol, las tres hermanas, salieron a escondidas de su padre, en cabalgata.
Beatrice, disminuyó la marcha,  al ver algo que  flotaba en el lago y  la estremeció,  entonces acercándose con curiosidad, bajó de su hermoso caballo blanco, se acercó a las orillas, y entre camalotes, y otras plantas  acuáticas y peces de colores del estanque, flotaba una capa de terciopelo rosado,  y quiso ayudarse con una rama , para acercar ese objeto a su encuentro, pero sola no pudo; y advirtiendo sus hermanas de que Beatrice no las seguía, volvieron en su búsqueda , y allí vieron las tres esa hermosa capa de terciopelo flotando, y con ansiedad  buscaron otra rama más larga, pero como era imposible de llegar al deseado objeto, las tres hermanas  tomadas de la de la mano, bajaron a la aguas del lago, no advirtiendo de la profundidad y de remolinos que subterráneamente  se formaban.
   Nunca más se supo de las  tres jóvenes condesas, pero dicen en el condado de Exxex que aparecieron flotando en el lago cuatro finas capas de terciopelo, y que fueron rescatadas por los sirvientes del castillo, y llevadas a su Señor, quien hasta sus últimos días,  ya con su cabello cano y paso cansino, se aferraba a ellas, como algo divino, con gran desesperación y dolor.
   El noble y viejo Conde quedó al cuidado de la la Señora Rodhan  hasta sus últimos momentos.
    Hoy, el castillo Blomimgale,  transformado en un lujoso hotel de pasajeros, en ciertas noches,  según dicen algunos huéspedes,  en  algunas oportunidades  se siguen escuchando el desenfrenado subir y bajar de  pasos torpes Y desesperados,  y el crepitar de la vieja madera, y a veces también  un leve murmullo, de voces como si festejaran un largo y ansiado encuentro, y al encenderse todas las luces,nada se vé y  nada se oye…            
 COPYRIGTH 2010. BEATRIZ LILIANA ESLIMÁN. 
de Beatriz Liliana Eslimán. 









©copyrigth 2011. de Beatriz Liliana Esliman.(derechos reservados del autor)

No hay comentarios:

Publicar un comentario